En un mundo dulce

Me pasa cuando imagino un mundo perfecto, que todo es bonito, que las personas sonríen,  que trabajamos con ahínco, que reciclamos y contribuimos a a mejorar el medio ambiente de nuestro planeta.

Me vienen a la mente baladas lacrimógenas convertidas en himnos, videos de animalitos que parecen peluches, jóvenes que luchan por tener un mundo mejor que el que sus padres les dieron…y ya en un plano mas terrenal y menos idílico me vienen a la mente esos algodones de azúcar que se pusieron de moda los vetustos parques de atracciones…

Y así, casi pasando por aquí…apareció este dulce e inocente baño que me recuerda todas esas cosas bonitas, a un mundo dulce que imagino debe existir.

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte