Equilibradamente exótico

-Mi dormitorio es relativamente nuevo pero no me transmite nada.

Y con esas genéricas directrices me puse a trabajar. No creáis que se necesita mucho más. Para conocer a un cliente en profundidad necesitarías irte de vacaciones con el para conocerlo, cosa poco realista. Así que la “Fórmula mágica” a seguir casi siempre es la intuición que se deriva en tus primeros contactos iniciales, en detalles minúsculos, pero que todos juntos te dan una perspectiva macro de sus gustos o necesidades.

La primera idea para crear esta atmósfera fue la aportación de cierto exotismo; como esa belleza racial que te atrapa, pero sin un exceso o marcado acento que hiciera todo muy evidente. Un suave mural natural en el cabezal, un ventilador con aires asiáticos y la revolución total que supone la aportación del ratán como protagonista de los armarios.

Lo percibo acogedor, un punto exótico, suave y a la vez fluido, sensual, natural. O tal vez es el poder del equilibrio, ojalá.

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte