Regreso a Marrakech

Eran los años 70 y la música disco renacía, culpa de ello la tuvieron unos denostados por entonces Bee Gees. Luego siguieron Donna Summer, The Jackson 5, Gloria Gaynor, Barry White o Boney M. Si eras de los que al escuchar “September” de Earth, Wind & Fire te faltaba pista, seguramente tenias un baño en tu casa donde seguir la fiesta, donde al abrir tus ojos sintieses la misma psicodelica sensación.

Psicodelia, 3,5 m2 de baño y un intenso dolor de muelas de servidor era lo que se disponía para hacer algo especial. Así que como el dolor de muelas no era en sentido metafórico, me dispuse a visitar al dentista. Allí una pila de revistas del corazón te recibía en la sala de espera, entre todas ellas pude ver una de viajes en la que leí en la portada “Marrakech”, a la postre revelador para el proyecto.

Un baño sin ninguna pieza de cerámica, ni en paredes, ni en lavamanos, ni en ducha…potenciando el almacenamiento sin puertas, con contrastes muy marcados, el colorido intenso , el suelo de piedra de rio natural colocado una a una, unas vigas de madera en el techo que aportan calidez. Un baño atrevido o quizá no tanto, solo esperamos que haya disfrutado tanto como nosotros, regresando a Marrakech.

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte