Reina de mi casa

No siempre las reinas viven en palacios, ni salen en los photocalls de las fiestas más exclusivas, ni siquiera debes estar coronada, que te reconozca la gente al pasar o tener millones de followers (ahora llaman así a los chafarderos modernos de tu intimidad). Tú ya lo eres, lo sientes y tu día a día puede ser así.

Cierra los ojos e imaginemos juntos; el calor del hogar, una noche con tus mejores amigos riendo, tomando una copa de vino, el espacio donde ver jugar y  crecer a tus hijos, el caminar descalza, ver una película en un día lluvioso. La felicidad es esto, o se acerca bastante.  El diseño pone una pequeña y modestisima parte, tu pones el vino , un Legaris por favor, me he enamorado de ese vino…y de tu salón.

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte