Lujo decadente

El chico es perfecto, guapo, trabajador, cariñoso, romántico. Tiene una relación espectacular con mi familia, incluso mejor que yo misma, no hemos discutido ni una sola vez en toda la relación.  Los domingos nos apetece ver la misma película, llevamos la misma música en nuestra tablet y cuando vamos a un restaurante nos hacen salivar las mismas paellas,  pero sabes que, en el fondo me aburro. Mismas opiniones,  hasta ya votábamos al mismo partido político antes de conocernos.

Empiezo a pensar que lo que de verdad necesito es algo de picante en mi vida, encender esta chispa, alguien que sea lo contrario a mi, ese que mis amigas me alejaban de el cada vez que yo mencionaba su nombre. ¿Imaginas que 2 polos opuestos quedan perfectos cuando se unen?

Y así son y así funcionan los materiales, pocas veces los hacemos casarse cuando creemos que no pegan conceptualmente. El tocho macizo es rugoso, industrial, frio, nos evoca a esos obreros que levantaron el país con sus manos en plena revolución industrial. El mármol es lo contrario; fino,  opulento, elegante, majestuoso,  lo combinamos con preciosos metales . Si cerramos los ojos, podemos imaginarlo junto a un precioso vestido de noche en un anuncio de  perfume Parisino. Pues nosotros como buenos celestinos que somos, los hemos presentado y “ennoviado” en esta atrevida propuesta. Hemos llevado el romance hasta las ultimas consecuencias, incluso dejando el tocho desnudo dentro de la ducha, algo impensable dentro de una zona húmeda. Una fresca lamina del genial grupo musical de Portland “Pink Martini”, enmarcada con un aire muy cinematográfico refuerza la propuesta artística de este baño.

Y como anunció en su Twitter Pique con Neymar: Estos materiales se quedan!!!

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte